"En la era de la globalización en la que los ejecutivos cada vez están más dispuestos a cambiar de paí­s cuando cambian de empleo, el gran atractivo de la Designación CFA es que se convierte en un segundo pasaporte internacional, el "Gold Standard".

"El CFA persigue, como su propio nombre indica, formar analistas financieros. Es un matiz esencial ya que su contenido formativo y su finalidad se orientan, esencialmente, al estudio del entorno y la toma de decisiones. Un CFA lo es después de tres años de trabajo sobre una materia progresiva que hurga en el fondo y no se queda simplemente en la forma. Que le permite sacar conclusiones y actuar en consecuencia. Que lleva a acciones concretas. Es el título por excelencia de aquél que ha de ocupar responsabilidades de inversión en los distintos ámbitos financieros".

"A pesar de que hay alrededor de diez mil titulaciones financieras disponibles alrededor del mundo, desde las más excelentes a las más efímeras, únicamente la Designación CFA ha sido catalogada por la revista financiera de prestigio internacional como The Economist como "The Gold Standard"





security image